lunes, 29 de septiembre de 2008

AGUAS COSTERAS


La protección del medio ambiente marino debería ser un objetivo central del país, tomando en cuenta su gran riqueza, importancia socio-económica, y posibilidades de desarrollo futuro.
En este marco deberían incluirse la protección de los ecosistemas costeros y marinos contra los efectos adversos de la contaminación, para asegurar una utilización sostenida de sus recursos así como la salud de sus usuarios.
La degradación continua del ambiente marino puede llegar a producir daños a la salud humana, a través de la contaminación de alimentos de origen marino, y el contacto directo y/o ingestión de agua de mar contaminada.
En general las principales fuentes de contaminación marina identificadas están ligadas a actividades desarrolladas en tierra, entre las que se pueden incluir urbanizaciones y desarrollos costeros (operaciones de dragado y relleno), plantas generadoras de energía, centros de turismo y recreación, desechos de residuos urbanos, actividades industriales, almacenamiento, transporte y refinación de petróleo, actividades extractivas costeras. Modificación y/o transformación de ecosistemas (humedales, lagunas costeras, etc.).
La descarga de efluentes líquidos domésticos, que son desechados crudos o con un pre-tratamiento primario, y que se realiza tanto a través de descargas directas o de emisarios submarinos, constituye uno de los problemas más graves que afectan a los ambientes costeros, marinos y dulceacuícolas de Uruguay. Sin lugar a dudas, la zona de influencia de Montevideo es la que recibe los impactos más severos, considerando su población, su alta densidad industrial (casi el 46% del total nacional, incluyendo curtiembres, industrias químicas, textiles, galvanoplásticas, refinerías, etc.). Existe un sistema de saneamiento, el cual tiene actualmente, el porcentaje de cobertura del 80% de la población. Esta cobertura debería aumentar en los próximos años con la finalización de las obras de la tercera etapa del Plan de Saneamiento Urbano (PSU III), y la ejecución de las obras previstas en el Plan Director de Saneamiento de Montevideo.
La producción agropecuaria es una de las actividades más significativas en el país, destacándose la producción de cereales, arroz y forrajes/pasturas para la cría de ganado, la producción lechera, etc. Estas actividades se desarrollan en todo el interior del país, y para optimizar tanto la calidad como el volumen de las correspondientes de la producción se emplean diferentes tipos de agroquímicos, que incluyen tanto fertilizantes como biocidas, así como, productos de tratamiento del ganado – como ser baños sanitarios – que liberan compuestos al medio natural sin tratamiento previo. Estos compuestos pueden contaminar tanto los suelos como las napas de agua subterráneas o los cuerpos de aguas superficiales y a través de ellos pueden alcanzar los arroyos y ríos y irremediablemente llegan a la zona costero - marina.
El drenaje superficial y subsuperficial en la ciudad de Montevideo es un de los aspectos más ignorados o dejado de lado de la gestión de los recursos hídricos. En general suele ser muy limitado el uso de sistemas separados de drenaje de aguas de lluvias y de aguas servidas, estos sistemas son insuficientes y están en mal estado por falta de control y mantenimiento, están propensos a taparse y normalmente no tienen capacidad suficiente para absorber el volumen que generan, incluso con lluvias moderadas.